Café de especialidad: descubre los mejores granos y métodos de preparación

El café de especialidad son unos granos de café con calidad superior, con los que disfrutarás de mejor forma sus cualidades organolépticas.

Esto se debe a que siguen un procedimiento minucioso en el cultivo y obtención de los granos de café.

Conoce cuáles son los mejores granos de café de especialidad, cuáles son sus características y los mejores métodos de preparación.

¿Qué es el café de especialidad?

El café de especialidad hace referencia a aquellos granos de café de alta calidad, que son tostados y preparados por los productores cafetaleros para cumplir los estándares indicados por la Specialty Coffee Association (SCA).

Por lo general, son granos de café que no tienen defectos desde su cultivo, fueron sometidos a un proceso de secado adecuado, tienen gran tamaño y ofrecen cualidades especiales al consumidor.

Para determinar el mejor café de especialidad, la Specialty Coffee Association (SCA) lleva a cabo una cata con distintos expertos en la materia. 

Hacen una evaluación, donde aquellos granos de café con un puntaje de 80 puntos o superior gozan de esta distinción.

Ahora, para ser catalogado como un café de especialidad, los granos de café deben tener ciertas características que lo distingan de los cafés tradicionales. Entre las cualidades que tienen los cafés de especialidad se encuentran:

Aroma/fragancia

El café de especialidad siempre tiene un excelente y notorio aroma, bien sea en su forma seca o infusionada.

Al buscar el mejor café de especialidad, notarás que se referirán a este punto de la calidad del café molido como fragancia. En el caso del café infusionado, se le conoce como aroma.

Dulzura

La dulzura siempre está presente en el sabor del café de especialidad.

Este tipo de café siempre tiene un sabor agradable con matices dulces, debido a sus carbohidratos. Nunca encontrarás un café de especialidad con sabor amargo y que prevalece en el paladar.

Acidez

La acidez del café de especialidad se siente desde el primer sorbo de la taza.

Este tipo de café de gran calidad transmite un sabor fresco y frutal, que no es invasivo para el paladar.

Cuerpo

El cuerpo del café es la textura que tiene tras el proceso de infusión.

Un café de especialidad no suele cambiar su cuerpo o tiene ligeros cambios, sin importar el método o tipo de cafetera que se utilice.

Equilibrio

Por último, todo café de especialidad goza de equilibrio entre sus componentes.

Al tomar una taza de café de especialidad, podrás notar una combinación perfecta entre el sabor, el cuerpo del café y la acidez.

¿Cómo se prepara el café de especialidad?

Hay varias formas de preparar el café de especialidad, con herramientas que se diferencian en la forma en la que realizan su infusión.

Cada tipo de cafetera cuenta con características únicas, lo que permite obtener una infusión de acuerdo con el tipo de proceso que utilizan y el tipo de café molido que necesitan.

A continuación te dejaremos el paso a paso para preparar el café de especialidad, de acuerdo con el método que tengas en casa.

Moka Pot

La cafetera Moka Pot, o cafetera italiana, es uno de los modelos más populares en los hogares.

Para preparar el café de especialidad necesitas café molido de molienda fina, que tras la infusión ofrece un sabor intenso y cuerpo denso.

Vierte el agua en la parte inferior de la cafetera, teniendo la precaución de llegar hasta la válvula y no sobrepasarla.

Coloca el filtro y sirve el café. Enrosca a la pieza superior de la cafetera y colócala sobre una hornilla a fuego medio.

El agua se calentará y subirá con el café hacia la parte superior de la cafetera, obteniendo la infusión de café.

Retira la cafetera del fuego y está listo para servir.

Chemex

Para utilizar la cafetera Chemex necesitas café molido en molienda media o gruesa. El resultado de la infusión será un café aromático, con cuerpo ligero y sabores sutiles.

Vierte agua caliente en la Chemex para dar temperatura y eliminar olores que alteren la bebida. Desecha el agua y continúa con la elaboración.

Coloca el filtro y sirve el café molido. Te recomendamos usar 20 gramos de café por cada 220 mililitros de agua que utilices.

Vuelca un chorrito de agua en el filtro con café y deja que se preinfusione por 30 segundos. 

Continúa con el resto del agua, a un ritmo lento y permitiendo que haya un burbujeo cuando el agua caliente entre en contacto con el café.

Sirve en una taza y está listo para disfrutar.

AeroPress

AeroPress es otra herramienta excelente para preparar el café de especialidad. Requiere de café molido de una molienda fina, para obtener una bebida de sabor intenso.

Comienza colocando el filtro en la parte inferior del AeroPress y situar la AeroPress sobre un recipiente o jarra.

Incorpora 20 gramos de café en el embudo del AeroPress y sirve un poco de agua para hacer una corta infusión.

Vierte el resto del agua y usa la espátula que incluye esta herramienta para distribuir el café sin revolver.

Extrae la infusión con ayuda de la espátula, con la que empujarás el agua hacia el filtro y extraerás la bebida.

Sirve el café listo desde el recipiente o jarra que colocaste debajo del AeroPress.

Prensa Francesa

En cuanto a la prensa francesa, necesitas un café molido en una molienda gruesa. Con este método disfrutarás de un café de buen cuerpo y sabor dulce.

Vierte agua caliente en la prensa francesa para dar temperatura y luego retira.

Agrega la cantidad de café molido al gusto y unos tres dedos de agua para hacer la preinfusión del café por unos minutos.

Sirve el resto del agua en la prensa y deja reposar por dos minutos. Cierra la prensa francesa y baja el émbolo hasta llegar al fondo de la cafetera.

Toma la taza de tu preferencia y sirve el café con cuidado, evitando la salida de restos del café molido.

V60

Si dispones del cono de goteo V60, debes saber que necesitas café molido en una molienda fina o media. El resultado es un café suave, con cuerpo, sin residuos y de gran aroma.

Humedece el filtro de café situado en el cono y sirve 20 gramos de café molido.

Vierte un chorrito de agua en el café, dejando que haga una corta infusión inicial que permita la salida de sus aromas y sabores.

Continúa el proceso de extracción agregando el resto del agua. Una vez que todo el café esté en la jarra, oxigena un poco y sirve en las tazas de tu preferencia.

Syphon

Por último, tienes el método donde se utiliza el Syphon. Requiere café molido con molienda media para obtener un buen cuerpo.

Comienza purgando el filtro con agua caliente y colócalo en la parte superior del artefacto.

Vierte 600 mililitros de agua caliente en el globo inferior del Syphon. Enciende la llama y calienta el agua para que suba.

Sirve 32 gramos de café molido en la parte superior del Syphon, remueve con una espátula y deja que repose por unos minutos.

Apaga la llama y notarás cómo el café comienza a bajar al globo por el efecto de vacío.

Oxigena el café dando pequeños giros al globo y sirve en la taza de tu preferencia.

El café de especialidad es mucho más que una simple taza de café. Es una experiencia sensorial que nos permite apreciar la dedicación y el arte que hay detrás de cada grano. Anímate a probarlo y descubrir su exquisito sabor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *