¿Cómo descalcificar tu cafetera y por qué es importante?

Descalcificar tu cafetera es una acción que tienes que llevar a cabo si quieres disfrutar de un buen café. Si eres de los amantes de esta infusión, seguramente no te conformas si le sientes aromas o sabores extraños. Mucho menos si tienes que servírtelo en poca cantidad o a una temperatura que no buscabas.

En caso de que te haya ocurrido algo de lo mencionado puede deberse a la necesidad de descalcificar tu cafetera. Hacerlo periódicamente tiene múltiples beneficios. Entre ellos, lograr que la calidad de tu infusión no se vea alterada. Sin embargo, no es la única ventaja. Hay mucho más.

¿Por qué es necesario descalcificar tu cafetera?

Es importante entender que, al descalcificar tu cafetera, estás salvaguardando la calidad de tu café. El amontonamiento de la cal que se desprende del agua al ser calentada en la cafetera, afecta directamente a tu infusión.

No solo eso. También comenzará a funcionar mal tu cafetera y lo notarás en el sabor y el aroma del café que hagas. Si la mantienes funcionando con acumulación de cal verás que el agua comienza a salir con menos presión y no calienta lo suficiente.

De esta forma, el café que produzca no será de calidad. Poco a poco, el estado de tu cafetera irá empeorando y la infusión que salga de ella tendrá el sabor de la cal impregnado. ¿Te das cuenta por qué es necesario realizar este procedimiento?

Beneficios de la descalcificación regular

Efectuar esta descalcificación regularmente te beneficiará en múltiples sentidos. Solo tienes que tomarte unos minutos para hacerlo. Algunas de las ventajas de realizar este procedimiento regularmente son:

Café de mejor sabor y aroma

El café es el primer perjudicado si no se descalcifica la cafetera. Al limpiarla vas a lograr que funcione correctamente y la consecuencia de ello es que el café no se vea afectado.

Tendrás un café con un mejor sabor y aroma. El agua se mantiene pura y no se acumula con desperdicios de cal. Además, se producirá a la temperatura adecuada.

Vida útil prolongada de tu cafetera

Si la cafetera acumula cal en su interior, va a trabajar de manera forzada. Al no calentar el agua debidamente, no tiene presión suficiente. Hacer café le llevará más tiempo de lo necesario y estará trabajando mal y más lento. Todo eso perjudica la vida útil del artefacto.

Evitar problemas y averías costosas

Si un equipo, de cualquier clase, funciona de manera forzada el resultado es previsible. Se romperá. Si efectúas el procedimiento de descalcificación con periodicidad vas a evitarte dolores de cabeza y ahorrarás dinero.

Estos 3 beneficios se logran realizando el procedimiento en tu cafetera con cierta frecuencia. Sin cal acumulada, tu equipo funcionará adecuadamente y disfrutarás del mejor café.

Cuándo y cómo descalcificar tu cafetera

El procedimiento no es complicado ni te llevará demasiado tiempo. Aprende a hacerlo teniendo presente estas recomendaciones.

Frecuencia recomendada para la descalcificación

La frecuencia con que lleves a cabo este procedimiento dependerá de factores como el agua de tu zona o la cantidad de café que tomas por día. La recomendación es realizar esta limpieza cada 3 o 4 meses aproximadamente. Sin embargo, si eres de los que toman varias tazas por día de esta infusión, tendrás que repetir la limpieza con mayor frecuencia.

Productos y métodos de descalcificación

Para quitar la suciedad que se va acumulando en tu equipo hay diversos productos que puedes emplear: vinagre blanco o de alcohol, jugo de limón o bicarbonato de sodio. Cualquiera de estos productos mezclados con un poco de agua dejará reluciente tu cafetera.

Le quitarás la cal adherida, bacterias y cualquier tipo de suciedad. El método es similar con todos estos productos mencionados. Hay quienes recomiendan que no falte el bicarbonato de sodio combinado con los otros productos para que la limpieza sea realmente efectiva. Borrarás manchas de café y de óxido también.

descalcificar-tu-cafetera-1

Pasos para descalcificar tu cafetera

Para una descalcificación eficiente de tu cafetera, pon atención a los siguientes pasos:

Paso 1: preparación

Prepara tu cafetera para la limpieza cuidando que no tenga restos de café ni filtros en su interior si es de goteo.

Paso 2: mezcla de descalcificante

Existen distintas mezclas descalcificantes. La mezcla con vinagre blanco o de alcohol requiere de llenar el depósito de la cafetera mitad con agua fría y mitad con vinagre. Esta mezcla puede llevar una cucharada de bicarbonato de sodio si es mucha la suciedad acumulada.

Otra mezcla es la que lleva jugo de limón. Esta mezcla se compone de 2 tazas de agua y 1 de jugo de limón. Debes verter ambos en el depósito de la cafetera.

La última opción lleva solo bicarbonato de sodio. Tienes que colocar 1 cucharada de este ingrediente en el depósito de la cafetera junto con agua fría hasta completar su llenado. Recuerda disolverlo bien en el agua antes de proceder a la limpieza.

Paso 3: proceso de descalcificación

El proceso será el mismo para las 3 mezclas mencionadas. Enciendes la cafetera como lo haces habitualmente. A la mitad de este proceso, la detienes. Déjala 30 minutos en ese estado. Luego, enciéndela nuevamente para que termine de pasar todo el resto de la mezcla. Esto aplica para cualquier tipo de cafetera, ya sea de goteo o cafetera de cápsulas.

Paso 4: enjuague y limpieza final

Una vez que toda la mezcla se filtró, tienes que proceder a llenar de agua limpia el depósito nuevamente. La dejarás correr para lograr un buen enjuague y que no queden restos de las mezclas usadas ni de cal.

Siguiendo estos pasos, lograrás que tu cafetera reluzca y tu café mantendrá su aroma y sabor original.

Mantenimiento preventivo

El mantenimiento de tu cafetera es clave para que la limpieza resulte efectiva. Hay algunos cuidados que debes tener para evitar que la acumulación de sarro sea un problema.

Consejos para evitar la acumulación de sarro

Existen formas de minimizar el amontonamiento de sarro. Por ejemplo, trata de utilizar agua que haya sido filtrada previamente. La que sale directo del grifo tiene bacterias y partículas de metales que la contaminan. Usando la filtrada evitarás que esos contaminantes se acumulen en tu cafetera.

Otra acción que te ayudará a evitar esa acumulación de cal es la limpieza de todas las partes que componen tu electrodoméstico. Cada vez que termines de hacer café, higieniza todos los componentes. Recuerda limpiar también sus partes externas.

Almacenamiento adecuado de tu cafetera

Por último, guarda adecuadamente tu cafetera para que no acumule polvo o restos de tierra que puedan dañarla. Su almacenamiento es parte de su cuidado también.

Descalcificar tu cafetera con cierta frecuencia te permitirá alargar su vida útil y disfrutar de todo el sabor y aroma originales de tu café preferido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba