Cremaet, el café más valenciano

¿Has oído hablar del cremaet? Si te encuentras de paso por la comunidad valenciana, en España, es una oportunidad que no deberías dejar pasar. Si eres un amante del café sabrás que en España ofrecen una gran variedad de tipos de café.

Tradicionalmente suele tomarse luego del esmorzaret, el cual es una comida situada a media mañana entre el desayuno y el almuerzo. Se dice que tiene su origen en Cuba cuando todavía era colonia española. Es una variedad típicamente valenciana y entre sus ingredientes lleva alcohol y mucho sabor. Sigue leyendo para conocer todos sus secretos y aprender a prepararlo.

Descubriendo el cremaet

El cremaet es un cierre perfecto tras una buena comida. Además constituye una excusa excelente para entablar una sobremesa amena. Sin dejar de lado que su sabor representa un viaje a las tierras valencias y su esencia. Esta bebida recientemente viene ganando cada vez más renombre. Y es que su sabor único deja una huella en todo aquel paladar que lo pruebe.

El cremaet también suele ser conocido con el nombre de carajillo quemado y lleva como ingredientes: café, brandy o ron, azúcar, una rama de canela y la piel de cítricos variados.

Como te estarás imaginando es una combinación de sabores única y poco común. Sabrás que se trata de un cremaet bien elaborado si puedes ver con nitidez las 3 capas que lo componen: dorado (ron), negro (café) y blanco (espuma).

Receta del cremaet

El verdadero origen de la receta del cremaet no se encuentra libre de controversias y existen diferentes versiones dando vueltas. Pero un dato en torno al cual hay consenso general es que dicha receta tiene su origen en Cuba.

Y es que en verdad se trata de una variante del carajillo (café con ron), el cual era una bebida común cuando Cuba aún era colonia española. Se dice que la consumían los soldados españoles para ganar coraje, por lo que en un principio se habría llamado “corajillo”.

En cuanto a la versión valenciana de la historia de la receta del cremaet, esta afirma que un soldado de Castellón trajo la receta consigo al regresar de cuba y que, al no gustarle el ron puro, le agregó café y otros sabores para suavizarlo. Y este sería el origen del ahora tradicional café cremaet valenciano.

Ingredientes del cremaet

Como venimos comentando, el cremaet consiste en la mixtura de café con ron. Pero, además, también lleva otros ingredientes que son los que le aportan su característico y singular sabor. A continuación te dejaremos una lista con los ingredientes de la receta original del cremaet:

  • Unos cuantos granos de café.
  • Aproximadamente unos 40 ml de ron por taza.
  • Unos 50 ml de café.
  • Una piel de limón.
  • 2 cucharadas de azúcar o más, según el gusto.
  • 1 trozo de canela en rama. Fundamental para su característico aroma.

Elaboración del cremaet

La elaboración del cremaet es dentro de todo bastante simple y podrás realizarla en tu casa sin mayor inconveniente. A continuación te dejaremos los pasos para crear un auténtico cremaet valenciano para que disfrutes como postre luego de tus comidas

  1. Mezcla el ron (u otra bebida, pero tradicionalmente se prefiere el ron) con el azúcar hasta que esta última se disuelva por completo.
  2. Agrega limón a tu gusto. Este cítrico aporta mucho aroma y un sabor particular.
  3. Agrega pedacitos de canela en rama, su combinación con el café es excelsa.
  4. Ahora es momento de añadir los granos de café a la preparación
  5. Calienta con agua hirviendo y deja que se queme por unos segundos.
  6. Por último, añade un chorro de café corto y deja reposar mientras se forman las tres capas.

Listo, si cumples con éxito cada uno de estos pasos, te asegurarás de que tu tradicional cremaet valenciano quede exquisito.

cremaet-1

¿Con qué acompañar el café cremaet?

Uno de los factores cruciales que ha determinado la tradición de tomar un buen cremaet es su acompañamiento. Como hemos indicado más arriba, se trata del complemento perfecto del esmorzaret. Pero también suele acompañar, a manera de postre, cualquiera de las comidas del día.

El esmorzaret se encuentra fuertemente arraigado en los cimientos de la cultura valenciana. Más allá de su buen gusto, el cremaet constituye el punto final que da coronación a un ritual prácticamente sagrado, puesto que algunos lo consideran incluso más importante que la paella.

En cierta medida, se puede decir que el esmorzaret tiene algunas similitudes con el brunch estadounidense. El desayuno en la región valencia es austero y liviano, y las actividades comienzan muy temprano. Es por eso que a partir de las 09:00 de la mañana suele comenzar a prepararse el esmorzaret. Pensado como una comida abundante de media mañana para poder continuar con energía la jornada.

¿En qué consiste un buen esmorzaret?

Un auténtico y tradicional esmorzaret debe cumplir con ciertos requisitos. A continuación describiremos cuáles son los alimentos de preferencia que lo componen:

  • No puede faltar, como apertura, una buena picaeta (picada).
  • Luego, un infaltable aperitivo, el cual puede ser o bien cerveza fría o vi amb llimonà (gaseosa mezclada con vino)
  • Panes de gran tamaño para envolver el plato fuerte: embutidos de cerdo y carnes varias, huevos fritos, tortillas y una abundante variedad de vegetales.
  • Longanizas, morcillas y habas también hacen parte de la contundente combinación del esmorzaret.
  • Como paso final, para endulzar y para dar cierre a esta contundente ingesta de comida, viene el cremaet.

Prueba el cremaet, prueba la esencia de Valencia

Si te encuentras de paso por la región de Valencia, no puedes dejar pasar la oportunidad de degustar su gastronomía típica. Disfruta de un esmorzaret tradicional en toda regla y como coronación final, prueba el cremaet.

Puede parecer sencillo, pero esta bebida típica americana se enriquece en sabor y cuerpo al fusionarse con el ron y los elementos aromáticos como el limón y la canela. Sin dudas es una experiencia que vale la pena probar, aunque sea una vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba